¿Qué hago yo aquí?

Si yo no soy friki…

Un poquito de por favor

ATENCIÓN: este va a ser un post de esos de quejarse del mundo para quedarme a gusto. Luego no digáis que no había avisado xD

El otro día llovía, pero no me di cuenta al salir de casa y me fui al trabajo sin paraguas. De manera que cuando llegué al centro, al recorrer los ¿500 metros? que hay de la parada del metro a la oficina, intenté aprovechar los escasos balcones para no llegar al trabajo como si me acabara de duchar con la ropa puesta. Como os podéis imaginar, pasé más tiempo fuera de los balcones que bajo ellos porque la gente con la que me cruzaba que llevaba paraguas iba por debajo de los mismos balcones, y 4 de cada 5 no se molestaban en apartarse para dejar el techo a los que no llevábamos.

Está claro que si llueve y voy sin paraguas, “yo me lo he buscado”. Pero leche, cuesta muy poquito dar un pasito hacia un lado que no te vas a mojar ¿no?

Pues no, porque el ser humano es egoista por naturaleza. Seamos sinceros, todos pensamos en nosotros mismos antes que en los demás. El problema viene cuando llevamos eso al extremo y no vemos más allá de nuestras narices.

Si todos tuviéramos un poquito (ojo, sólo un poquito) menos de egoismo, las cosas mejorarían una barbaridad. Y como muestra, unos cuantos ejemplos de cosas que cuesta muy poco hacer para mejorar la convivencia social.

Paraguas y balcones

Lo que he hablado al inicio del post. Si está lloviendo y llevas paraguas, cuesta muy poquito apartarte de debajo de los balcones cuando te cruzas con alguien que va sin paraguas, y le haces un favor enorme.

Aparcamiento

Hoy en día, es difícil aparcar en casi cualquier sitio. Entonces ¿por qué hay gente que estando las plazas de aparcamiento pintadas en el suelo, aparca donde le sale del pie y ocupa dos plazas?

Es que sinceramente, no le encuentro el beneficio por ningún sitio a dejar el coche así, y mira que jode.

Fumadores

Tengo la suerte de que la gente fumadora que conozco tiene un mínimo de cuidado, pero son incontables las ocasiones en que sentado en un bar te llega directamente el humo de alguien de la mesa de al lado, y como se te ocurra decirle que por favor aparte el cigarro te fulmina con la mirada.

Hay gente que te pide disculpas, reconoce que no se había dado cuenta y todo queda en nada, pero hay otros que te mirarían mejor si les hubieras dicho de que mal se tienen que morir.

En fin, de esto queda poco con la prohibición famosa.

En el metro

El metro, ese saco sin fondo de verdades humanas.

Desde los criajos que hacen el ganso hasta los que llevan la “música” (o como se llame eso) usando el móvil de altavoz. Pero hay especialmente dos casos que me enervan más allá de lo descriptible, dos comportamientos que sacan a la tirana que llevo dentro.

1) La gente que se sienta ocupando dos sitios (o bien con el trasero entre dos asientos, o bien con su bolso/similar comodamente colocado en un asiento a su lado). Señores, señoras, los asientos son uno por persona. A todos nos gusta ir cómodos, pero todavía no han inventado los vagones de metro de primera clase y tenemos que compartir lo que hay.

Ante estos casos, lo siento mucho, pero creo que una persona tiene más derecho a sentarse que un bolso, así que no me corto un pelo en ponerme delante de la persona doble-sitio en cuestión a ver si reacciona y quita su bolso/abrigo/loquesea. Y si no se da cuenta, le digo “perdone…” mirando el sitio y suelen reaccionar. A regañadientes, pero liberan el sitio.

Vale que mi trayecto en metro no es tan largo como para no poder hacerlo de pie (voy así en el 80% de las ocasiones), no me importa cuando el metro va lleno y no hay sitio. Pero ver a un montón de gente de pie y un sitio desaprovechado, es superior a mis fuerzas.

2) Relacionado con lo anterior, porque los asientos son un bien escaso. Cuando subes en una parada como la mia en la que somos muchos los que subimos al metro, es altamente probable que te quedes de pie. Incluso siendo una parada en la que baja mucha gente, no hay sitios para todos. Así que siempre está la listilla (también lo hacen hombres, pero mujeres mucho más, según mi experiencia de años de observación) que se coloca en el centro de las puertas antes de que se abran y se sube al metro antes de que nadie haya puesto un pie en el andén.

Y si para llegar a estar la primera frente a la puerta tiene que empujar, o hacer uso de los temibles bolso-ladrillos, lo hace sin remordimientos, porque está muy cansadita y tiene que ser la primera en subir para asegurarse un sitio en que sentarse.

Yo ya sé dónde caen las puertas del metro en mi estación, que para eso lo cojo todos los días, así que suelo estar cerca del lateral de una puerta para subir en cuanto la gente deja de bajar. Esto me ha valido ya tal cantidad de empujones que he perdido la cuenta.

Podría seguir dando vueltas y vueltas a estos temas, pero creo que todos nos hacemos una idea. Sólo han sido unos ejemplos, y seguro que vosotros tenéis miles de historietas similares, que se habrían solucionado más facilmente con un poquito de por favor.

Ains, que a gustito que me he quedado xD

Anuncios

22 junio 2010 - Posted by | /etc

7 comentarios »

  1. Bufff… Fauna…

    Sobre todo lo del Metro me desquiciaba mucho cuando curraba… En serio, ¿tanto le cuesta entender a la gente lo de “dejen salir antes de entrar”?

    He de reconocer que lo del bolso lo hago yo también, pero sólo cuando hay muchos asientos vacíos… En cuanto los asientos van escaseando (o cuando no escasean, pero veo que alguien viene hacia el asiento que ocupa el bolso), lo quito del mismo, creo que es algo totalmente lógico, vaya…

    Sobre los que van escuchando “algo-que-se-cree-música-pero-no-es-más-que-ruido-con-pretensiones”, me desquicia demasiado… ¿En qué momento se nos olvidó que existen los auriculares? :-S

    En fin, la fauna… Besitos!!

    Comentario por Vicky A. H. | 22 junio 2010 | Responder

  2. Recuerdo un caso muy gracioso en la línea 6 (circular) de Madrid, en plena hora punta por la mañana.

    A veces los vagones van tan petados que literalmente no cabe la gente que está esperando. En una de ésas, una señora se metió de una forma que habría hecho sentirse a Leónidas muy orgulloso. Tras empujar a todo lo que no estaba atornillado al chásis, entró.

    En la siguiente estación, donde ocurrió exactamente lo mismo, a la primera persona que intentó entrar empujando, la señora de la estación anterior le espetó un “¡pero no ve que no cabe!”.

    Iba con un colega, y nos empezamos a explotar de la risa…

    Creo que lo único que echo de menos del metro son las anécdotas. :D

    Comentario por Death Master | 22 junio 2010 | Responder

  3. Ohhh estos posts de combustión molan :)

    La gente es muy egoísta y es algo que voy aprendiendo cada vez más según voy conduciendo, porque si a esta gente de los paraguas y el metro que tu dices les das un coche, apaga y vamonos…

    La gente no es consciente de que el metro, el autobús o la parada del autobús no es su casa y no pueden hacer lo que les de la gana porque es un espacio compartido y hay que respetar a los demás… que a lo mejor hace mucho calor un día y estás sudando pues no le abres el ala en la cara a nadie, que hay cosas que no se pueden evitar pero jamas olvidaré la vez que de camino a la universidad tuve que bajarme del autobús porque la combinación tabaco+sudor+madrugar casi me hace vomitar, literalmente.

    Comentario por PiRRa | 23 junio 2010 | Responder

  4. Ojú eso es un desahogo!! xDD respira! xD

    Comentario por Alejandro Herrero | 23 junio 2010 | Responder

  5. Os voy contestando a todos por partes :P

    VICKY
    El “dejen salir antes de entrar” se lo tatuaría en la frente a más de una persona porque parece que es un concepto demasiado complicado para que lo entiendan…
    Yo también dejo el bolso en el asiento de al lado cuando el metro va medio vacío, pero cuando hay un montón de gente de pie, tener el bolso comodamente “sentado” me parece fatal, y encima hay gente que te mira mal si le pides que lo quite¿?
    Y la “música” de algunos, normalmente (por lo que he visto yo) lo llevan con los altavoces porque lo va oyendo con su “colega”, entiendelo, que es que somos malas personas nosotras xD

    Creo que “fauna” es una buena definición jejeje

    DEATH MASTER
    Vaya con la señora… ¿No habrá un grupo de facebook de “señoras que empujan para entrar al metro las primeras” o similar? jejeje

    Realmente el metro es una fuente inagotable de anécdotas y de conocimiento humano xD

    PIRRA
    Sí que molan sí :)
    Desde luego, aquí he hablado casi todo del metro porque es lo que cojo ahora todos los días, pero tanto el bus cuando iba al cole/instituto como el coche durante los años de carrera han dado también de si lo suyo…
    Especialmente los coches, que lo que he comentado aquí del aparcamiento es sólo la punta de iceberg.

    ALEX
    ¡Ya te digo! Y lo tranquila que me quedé ¿qué? xDDDD

    Comentario por mageles | 23 junio 2010 | Responder

  6. Yo a los que no se apartan de los balcones, me paro, les miro muy seria y les digo: “Qué, ¿tiene miedo de que se le moje el pa-ra-gu-as?” Y me quedo más ancha que todas las cosas…

    A mí lo que me indigna del metro son los niños que corren a sentarse empujando y los padres lo consienten, o peor, los empujan a los sitios… ¡¡Los mataba!!

    Ains, me estoy volviendo algo sociopatilla yo… XD

    Comentario por Saphira | 23 junio 2010 | Responder

  7. Tranqui Saphira, creo que todos llevamos un sociopatilla dentro xDD

    Por suerte yo no he tenido problemas con niños de esos en el metro, se ve que lo cojo a unas horas sin crios o algo así, menos mal!

    Comentario por mageles | 24 junio 2010 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: